Skip navigation

Estiró lentamente cada músculo de su cuerpo mientras sus dedos se deslizaban por la hierba fresca y se entremezclaban con las briznas desiguales que la formaban.

«que devuelve a la tierra su meta y al hombre su esperanza»

Cerró los ojos mientras una sonrisa aparecía en su cara, y ladeando la cabeza dejó que los rayos de sol cayeran sobre ella.
Las palabras llegaban a sus oídos como pequeñas gotas de agua fría, que inquietan y divierten; pequeñas gotas de paz.

«ese anticristo y antinihilista, ese vencedor de Dios y de la nada»

Y es que algunos días, en los que apenas un poco de sol y escuchar a alguien que lee por puro placer, son días por los que realmente merece la pena vivir.

«alguna vez tiene que llegar»

Sólo un instante, y el resto del mundo es apenas un recuerdo lejano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: