Skip navigation

Hay huellas y huellas.
Hay gente que pasa de puntillas, casi levitando, como si le asustase dejar constancia de su paso; como si temiese despertar a alguien mientras se va.
Otra en cambio pasa arrastrando los pies, o pasando una y otra vez sobre el mismo sitio, dejando surcos por donde pasa…hay firmas que atraviesan el papel.
Un surco en el desierto apenas dura una noche, no es un problema de cantidad ni de profundidad, y sin embargo, hay personas indelebles; personas que sin proponérselo permanecen ahí para siempre.
Ya pueden pasar dos, tres o diez años que su marca sigue ahí, inmutable, ajena al paso del tiempo. Es extraño lo mucho que nos puede afectar una sola persona sin ser consciente de ello.
Puede estar en cualquier otro lado, puede que ni siquiera nos recuerde, y sin embargo; un día, vemos algo determinado y nos damos cuenta de que no importa cuanto tiempo haya pasado, ahí sigue su huella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: